Literatura de la Colonia

  • Fecha de creación: 05-Nov-2007
  • modificación: 23-Sep-2009
Acepciones en las historias y materiales afines

Antonio Gómez Restrepo, de forma casi distraída, enuncia el término literatura colonial , al señalar que “El género biográfico tiene muy modesta representación en nuestra literatura colonial”, más no entra en definiciones (p.275, Vol. II).

Nicolás Posada Bayona, en cambio, usa el concepto de forma directa al titular los dos capítulos dedicados al periodo, “Literatura de la Colonia”. Aunque le reconoce una “notable abundancia”, la define como una literatura medrosa “…en la que se ve con claridad casi ofuscante la influencia del medio y del ambiente. Y que, al igual de la época, puede concisarse en tres adjetivos consonantes: miedosa, chismosa y religiosa” (p. 24). Ubica esta literatura en dos periodos: el primero de ellos, marcado por el misticismo convencional y tétrico y la religiosidad supersticiosa que la reduce a tres géneros: “el de leyendas de aparecidos y duendes” y el de “aventuras poco edificantes” (p. 24), rescata en estos géneros al cronista Juan Rodríguez Freyle; el género religioso de novenas, responsorios y vidas de santos (p.24), de su parte, produce una literatura “infantil, candorosa, ingenua” (p. 28), en el que destaca al poeta Hernando Domínguez Camargo y a la monja clarisa Francisca Josefa del Castillo y Guevara, de la que afirma ser “superior a su época y medio” (p. 29).

El segundo periodo para Posada Bayona, inicia al final del siglo XVIII bajo la premisa de un giro en las ideas. Se deslinda, según el autor, de la fundación de grandes instituciones educativas y la introducción de la imprenta, además de dos hechos excepcionales, la llagada a Santafé “de un gran incitador de ideas”, José Celestino Mutis, y la creación de la Expedición Botánica (p. 34) que prepara la independencia (p. 39). A este periodo lo vincula con el surgimiento del periodismo en Colombia, el discurso de la ciencia y la creación de las tertulias literarias el Círculo del buen gusto y la Tertulia Eutropélica , destinadas a la discusión de temas diversos.

Fernando Ayala Poveda coincide con Posada Bayona en dividir esta literatura en dos periodos: el primero, de 1600 a 1782. Más allá de definirla como la escrita por cronistas y dominadores, identifica en ella dos problemas: la prohibición de la circulación de las novelas de caballería en América para evitar que las “materias profanas, fabulosas o de ficción, entorpecieran la labor espiritual” y el cumplimiento estricto de esta ley, lo que impuso que los sacerdotes, propietarios privilegiados de las imprentas, se beneficiaran como autores, seguidos en este privilegio del conquistador (p. 20). Ello dio lugar a una literatura clandestina y escasa –aquí no coincide con Bayona quien la considera abundante– que, no obstante permitió el aprendizaje de las formas literarias a partir de la “imitación y la recreación de los modelos españoles y europeos” (p. 43).

El segundo periodo establecido por Ayala Poveda, de 1782-1810, es el de los “nuevos estímulos culturales”, que llevarán a la independencia, añade no obstante, que en este intermedio “No existe una literatura como tal…” porque lo literario está sometido al servicio de la cultura, el periodismo y la ciencia (p. 49).

De acurdo con Ayala Poveda, las posiciones ante España, a lo largo del tiempo, permiten identificar diferentes visiones de la literatura de la Colonia: 1) la “visión cómplice”, sostenida por los prohispanistas, defensores del idioma y el legado de los conquistadores, imagen misma del héroe civilizador; 2) la “visión crítica”, conformada por una vertiente “radical nacionalista”, que atribuye a España todas las desgracias, y en consecuencia, la literatura colonial no tiene ningún valor; otra vertiente “crítica americanista”, muestra una posición más matizada al separar el proceso literario propio de España –al que le reconocen su grandeza–, del proceso histórico, así, la literatura colonial es el origen de lo nacional; por último, la vertiente “americano-cosmopolita”, defendida por el autor, supone la literatura en términos de una creación universal desprovista de límites regionales; la literatura colonial, en este sentido, es el espacio del mestizaje donde converge lo indígena, lo español y lo africano; la influencia española, desde esta perspectiva, no es una copia mecánica sino parte de un proceso dinámico en nuestro devenir histórico (p. 44).

Autores y obras relacionados
Antonio Nariño. Traducción de la Declaración de los derechos del hombre y del ciudadano (1793).

Francisca Josefa del Castillo y Guevara Vida de la venerable Madre Francisca Josefa de la Concepción (1817); Sentimientos espirituales (1843).

Francisco José de Caldas. Estado de la Geografía en el Virreinato con relación a la economía y al comercio (1807); El influjo del clima sobre los seres organizados (1808).

Hernando Domínguez Camargo. Poema heroico de San Ignacio de Loyola (1666); Ramillete de varias flores (1676).

José Manuel Restrepo. Ensayo sobre la geografía, producciones, industria y población de la provincia de Antioquia (1638).

Juan de Castellanos. Elegías de varones ilustres de Indias y Conquista del Nuevo Reino de Granada (1589).

Juan Rodríguez Freyle. El carnero (1638).

Manuel del Socorro Rodríguez. Papel Periódico de Santafé de Bogotá (1771).

Pedro de Solís y Valenzuela. El desierto prodigioso y prodigio del desierto (1977).
Definiciones de los diccionarios especializados
Concepto utilizado para designar los textos literarios o con tema americano producidos en el Nuevo Mundo entre 1492 y 1810. Esta definición se origina en el contexto de los nacionalismos del siglo XIX y de la mano del afán romántico de expresar los caracteres propios de la nación. (Cf. Gullón, p. 867). Se identifica en esta literatura el hilo de la tradición literaria americana a partir de la cual se describe lo particular americano, aunque los primeros textos, si bien dan cuenta de nuevas realidades culturales presentan la influencia de modelos españoles o europeos (Gullón, p. 867).
Fuentes Consultadas
Ayala Poveda, Fernando. (1984). Manual de literatura colombiana. Bogotá: Educar Editores, 405 p.

Bayona Posada, Nicolás. (1942). Panorama de la literatura colombiana. Bogotá: Ediciones Samper Ortega, 148 p.

Gómez Restrepo, Antonio. (1953). Historia de la literatura colombiana. Vol. II. Bogotá: Editorial Cosmos, 449 p.

Gullón, Ricardo. (1993). Diccionario de literatura española e hispanoamericana. Madrid: Alianza Editorial, vol 1.
Mención de responsabilidad
Análisis y sistematización de la información: Alba Inés David Bravo y Diego Alejandro Zuluaga Quintero

Proyecto: “Tesauro de la literatura colombiana. Una herramienta SILC”

Literatura de la Colonia