Literatura de la Conquista

  • Fecha de creación: 05-Nov-2007
Acepciones en las historias y materiales afines

Antonio Gómez Restrepo precisa que la literatura colombiana nace con la literatura de la conquista, y considera a Gonzalo Jiménez de Quesada, fundador de Santafé de Bogotá, el iniciador de esta literatura. Al respecto aduce que “para este país constituye una fortuna el haber sido conquistado, no por un aventurero ignorante y brutal, sino por un hombre culto y letrado” (p. 18).

La literatura de la conquista ha dado a lugar a una polémica, en torno a si ésta se puede considerar literatura colombiana, en cuanto no fue escrita por criollos sino por españoles de nacimiento, pero que escribieron sobre el nuevo territorio, caso de Jiménez de Quesada. Al respecto, Gómez Restrepo afirma que la verdadera afición de Jiménez de Quesada “…eran las letras. Amaba la poesía, como la han amado los colombianos; y escribió numerosos libros, que por sus solos títulos dan idea de la variedad de sus aptitudes. El tipo militar hombre de letras es familiar en Colombia” (p. 19).

La literatura de la conquista narra principalmente los hechos y acontecimientos que se dieron durante todo el proceso de arribo de los españoles a los nuevos territorios. Jiménez de Quesada refiere su propia conquista prefiriendo el género de la crónica al de la poesía, lo que indica, según Gómez Restrepo, que está más vinculado culturalmente a la literatura de la Edad Media española que al Renacimiento (p. 26).

Otros españoles vieron en los hechos y acontecimientos de la conquista, más que material cronístico, material poético. La forma más adecuada para narrar las grandes hazañas de los conquistadores fue la poesía heroica. Juan de Castellanos es el más ilustrativo de esta tendencia, receptor de la influencia de Alonso de Ercilla, quien había cultivado la poesía heroica ceñida a los acontecimientos históricos. Gómez Restrepo añade que Castellanos se puede catalogar como un escritor de la edad de oro española, a pesar de estar distante de la Europa “civilizada”. Se dedicó “…con paciencia inaudita a levantar una de las más formidables moles de versos que existen en la literatura castellana” (p. 37). Poéticamente, Castellanos consignó sus recuerdos de la Conquista y las noticias de individuos que tuvieron la oportunidad de conocer a Colón, lo que le permitió recrear la figura y las hazañas del descubridor y conquistador. Las Elegías de los varones ilustres de Indias, su obra insigne, fue redactada, primero en prosa y luego pasada al verso, esto último por influencia del ya mencionado Ercilla. Aunque Gómez Restrepo no hace una definición explícita del concepto Literatura de la Conquista, implícitamente da entender que hay un fenómeno literario conexo a la conquista, al plantear que la literatura colombiana nace con el descubrimiento del Nuevo Reino de Granada, y que el Descubrimiento fue un hecho poético (p. 36).

Nicolás Bayona Posada destaca, refiriéndose a los hechos de Conquista en el territorio de la Nueva Granada, que ésta no se llevó a cabo por filósofos o poetas que fueran capaces de hacer una obra que captara el momento estelar de la humanidad y marcara el rumbo de la literatura universal como lo exigían los acontecimientos del momento (p. 15). Según Bayona Posada “Quienes vinieron a este país fueron los misioneros generosos, empeñados tan sólo en aprender las lenguas de los indios para cristianizarlos, o los aventureros atrevidos –amamantados con libros de caballería– a quienes importaba cuando más dejar relación de sus hazañas” (p. 16), relación que aparecía en forma de crónica. De este modo, las obras de la Conquista pueden ser estudiadas tanto desde el punto de vista literario como desde punto de visto histórico. Aunque, como reitera Bayona, evaluar las crónicas desde el punto de vista estético implicaría una valoración negativa, exceptuando las de Quesada y Castellanos, autores a los cuales se reduce la producción literaria, estrictamente hablando, de la época. Este autor hace hincapié en la baja calidad literaria del periodo, no obstante, en su libro define un acápite con el rótulo de literatura de la Conquista.

Un autor que contribuye a la definición del concepto de literatura de la conquista es José A. Núñez Segura. Afirma que la literatura colombina empieza en 1519, fecha “…en que aparecen los primeros documentos que dan cuenta del descubrimiento del Nuevo Reino de Granada” (p. 1). Este autor se refiere Martín Fernández de Enciso quién describió la conquista desde el istmo de Panamá hasta el Cabo de la Vela (p. 2). Los elementos que aporta Núñez Segura al concepto de Literatura de La Conquista es su reflexión en torno al nacimiento de la literatura colombiana. Considera que en el siglo XVI nació la literatura colombiana en sentido amplio, porque se escribe sobre la conquista de la Nueva Granada, por lo tanto es literatura colombiana, aunque escrita por españoles. En sentido estricto, la literatura colombiana nace en el momento en que los escritores colombianos tienen conciencia de los valores nacionales, esto es, en el siglo XVIII con la Expedición Botánica, como lo afirma el mismo Segura (p. 8).

María Teresa Cristina, sigue más o menos la misma línea en su capítulo intitulado “La literatura de la conquista”. Reitera que dicha literatura no es hecha por criollos, por lo tanto adolece de identidad. Asegura que la primera obra literaria colombiana en sentido estricto son las Elegías… (p. 498). El aporte de Cristina a la elaboración del concepto aquí tratado, es destacar el hecho de que la literatura de la conquista está dirigida a un público peninsular y europeo “…Al que buscan informar y maravillar y que ilustran la visión que el español tiene de América” (p.21, 1992). Así mismo, afirma que la cultura literaria de ese periodo, debe entenderse a partir del núcleo urbano, pues es con la fundación de las ciudades que se consolida la Conquista. La ciudad es una forma de dominio que establece la diferencia entre los centros civilizados y letrados y la barbarie rural; sostiene que el gran centro letrado de la Nueva Granada, en la época de la Conquista, era Tunja y giraba en torno a Juan de Castellanos (1992, p.23, ).

Autores y obras relacionados
Gonzalo Jiménez de Quesada. Compendio Historial (1573-1575); Relación o Epitome (1539); Los tres Ratos de Suesca (1536); Gran cuaderno (1539-1547); Apuntaciones y noticias sobre la historia de Paulo Jovio (1567); Relación sobre los conquistadores y encomenderos; Colección de sermones para ser predicación en las fiestas de Nuestra Señora.

Juan de Castellanos. Elegías de varones ilustres de Indias (1589); Discurso del Capitán Francisco Drake.

Martín Fernández de Enciso. Suma de Geografía (1519).

Esteban de Asensio. Historia memorial de la fundación de la provincia de Santa Fe en el Nuevo Reino (1559-1558).

Bernardo Vargas Machuca. Milicia y descripción de las Indias(1599).
Definiciones de los diccionarios especializados
El concepto de literatura de la Conquista no aparece registrado en los diccionarios especializados.
Fuentes Consultadas
Ayala Poveda, Fernando. (1984). Manual de Literatura Colombiana. Bogotá: Educar Editores, 405 p

Bayona Posada, Nicolás. (1942). Panorama de la literatura colombiana. Bogotá: Ediciones Samper Ortega, 148 p.

Cristina, María Teresa. (Directora Académica) (1992). Gran enciclopedia de Colombia. Temática. Bogotá: Círculo de Lectores, tomo 4, 320p

Gómez Restrepo, Antonio. (1953). Historia de la literatura colombiana. Vol. II. Bogotá: Editorial Cosmos, 449 p.

Jaramillo Uribe, Jaime. (Director Científico) (1979). Manual de Historia de Colombia . Bogotá: Instituto Colombiano de Cultura. Tomo 1.

Núñez Segura, José A. (1952). Literatura colombiana. (Sinopsis y comentarios de autores representativos). Medellín: Editorial Bedout, 489 p.
Mención de responsabilidad
Análisis y sistematización de la información: Alba Inés David Bravo y Diego Alejandro Zuluaga Quintero.

Proyecto: “Tesauro de la literatura colombiana. Una herramienta SILC”

Literatura de la Conquista