Literatura de la Independencia

  • Fecha de creación: 05-Nov-2007
Acepciones en las historias y materiales afines

José María Vergara y Vergara en su libro Historia de la literatura en la Nueva Granada desde la conquista hasta la independencia (1538-1820) muestra el enlace que hay en América entre literatura y acontecimientos políticos. La marcha de la literatura encuentra sus motivos en los movimientos de independencia. El periodismo fue resultado de la emancipación en la Nueva Granada y personajes como Nariño y Caldas fundaron periódicos en los que aparecieron “volantes políticos” y “proclamas constitucionales” de mediana altura literaria y grandeza política. De esta manera, Vergara afirma que, “La musa política era el único numen que los inspiraba. Se hicieron muchísimos versos, abundando en ellos el ramo de canciones patrióticas pero todos son fríos y pobres.” (p. 12).

De su parte, Nicolás Bayona Posada afirma que la literatura de la independencia fue el resultado de la revolución que condujo a la caída del régimen colonial y que ese acontecimiento histórico fue el que marcó por primera vez en la historia, el cambio en la literatura de la Nueva Granada, es decir, la literatura de la independencia, es la expresión formal de “…un periodo de agitación espiritual…” (p. 46) que deja de lado la influencia española, para asumir el espíritu francés. Cuando este último autor habla de Literatura de la independencia lo hace refiriéndose, no a un fenómeno que tiene sentido por sí mismo, sino a un fenómeno que depende de la historia, sus expresiones más comunes son: “literatura de los tiempos de la independencia” o “literatura del periodo de la independencia”. En los mismos términos lo expresa Fernando Ayala Poveda, al considerar que en este periodo, en el fragor de los acontecimientos, “Lo literario fue un medio portador de ideas revolucionarias” (p. 61).

Además de lo anterior, podemos apreciar cómo se conforma para José A. Núñez Segura, entre 1810 y 1830 cuatro géneros literarios: La oratoria, la poesía, el periodismo, y la historia. Su fuerza expresiva se mantuvo en los anhelos patrióticos, lo que indica que la idea de libertad fue la que atrajo la atención de los escritores que vieron en la literatura una forma óptima para mantener la lucha, “…darle popularidad y convertirla en objetivo nacional” (p. 155).

La literatura de la independencia, es también, la que se escribió después de los acontecimientos políticos y revolucionarios de la independencia, según lo afirma Núñez Segura, pero que se refiere a éstos como hechos y hazañas del pasado glorioso de hombres de la talla de Bolívar y demás libertadores. Aunque Vergara y Vergara no define específicamente literatura de la independencia o emancipación, términos que utiliza sin distinción, sí comenta la obra literaria escrita por los próceres que tuvieron una vida políticamente activa desde 1810 hasta 1820, periodo que contiene la primera independencia, la “pacificación” de Morillo con su llegada a Colombia en 1816 y el grito definitivo de la independencia dado por Bolívar en 1920, periodo de tiempo en el que la pluma fue un arma eficaz para el proceso independista.

José Núñez Segura y Eduardo Camacho Guizado ven en el poeta José Joaquín Ortiz (1814-1892) un cantor de la independencia. Según Núñez Segura “…los triunfos patrióticos, la presencia de los héroes, el entusiasmo de los pueblos, la personalidad de Bolívar, el ambiente intrépido, quedaron tan grabados en su espíritu que su obra poética es la expresión de la gesta emancipadora.”(p. 189).

Así pues, los diferentes historiadores de la literatura colombiana emplean los términos literatura de la independencia o literatura de la emancipación cuando están hablando de la literatura y autores que abonaron el terreno de la revolución, con escritos contra el sistema colonial antes de 1810, de escritores que con sus proclamas mantuvieron la fuerza del proceso revolucionario (1810-1820) o literatos que glorificaron el pasado independista después de 1820 y muy avanzado el siglo XIX. También están las obras literarias que, explícitamente, no tienen nada que ver con la independencia pero que fueron escritas en ese lapso de tiempo.

El asunto lo clarifica más sagazmente Jaime García Maffla, entiende la literatura de la independencia como una literatura de transición, anota que si bien es cierto que en la época de la emancipación la literatura era más de diversión o ocio, es decir, no era una actividad que profesionalizaba, los hombres de letras sí fueron los que primero sintieron la necesidad de una sociedad distinta a la regida por España. Y, “… de la actividad literaria o intelectual, tendrían que abocarse a la acción política y guerrera, en contraste con la existencia colonial…” (p. 66).

De acuerdo con Maffla, la literatura de la emancipación narra los años finales del Virreinato de la Nueva Granada pero se extiende “hasta bien entrada la época romántica” (p. 68). Además, este autor, considera que hay “escritores que hacen parte de una y otras épocas y escritores que miran a la vez al pasado y al futuro” (p. 69). Es pues el periodo de transición de la Colonia a la época romántica, características que por ejemplo tienen José Joaquín Ortiz y José Caicedo Rojas, tocados por la revolución pero también por la esencia romántica. Maffla es el primer estudioso de la literatura colombiana que ve en la independencia un fenómeno literario que define como literatura de la emancipación y al cual le da unas características intrínsecas, refiriéndose a la producción literaria y vida cultural del periodo de la emancipación.

Autores y obras relacionados
Antonio Nariño. Traducción de la Declaración de los derechos del hombre y del ciudadano (1793).

Camilo Torres. Memorial de Agravios o representación del cabildo de Bogotá a la Suprema Junta Central de España (1809).

José Fernández Madrid. Guatimoc (1924); Atala (1922).

Luis Vargas Tejada. Las convulsions (1928hh); Sugamuxi

Francisco Antonio Zea. En el congreso de Angostura (1819) ;Mérito y utilidad de la botánica

Simón Bolívar. Manifiesto de Cartagena (1812); Carta de Jamaica (1815); Discurso de Angostura (1919); Carta de Bolívar Olmedo (1825).

José Joaquín Ortiz. Horas de Descanso (1834); Poesías (1880).
Definiciones de los diccionarios especializados
El concepto de literatura de la independencia no aparece registrado en los diccionarios especializados.
Fuentes Consultadas
Ayala Poveda, Fernando. (1984). Manual de Literatura Colombia. Bogotá: Educar Editores, 405 p.

Bayona Posada, Nicolás. (1942). Panorama de la literatura colombiana. Bogotá: Ediciones Samper Ortega, 148 p.

Cristina, María Teresa. (Directora Académica). (1992). Gran enciclopedia de Colombia. Temática Bogotá: Círculo de Lectores, tomo 4, 320p.

Gómez Restrepo, Antonio. (1953). Historia de la literatura colombiana. Vol. II. Bogotá: Editorial Cosmos, 449 p.

Jaramillo Uribe, Jaime. (Director Científico). (1979). Manual de Historia de Colombia . Bogotá: Instituto Colombiano de Cultura. Tomo 2.

Núñez Segura, José A. (1952). Literatura colombiana. (Sinopsis y comentarios de autores representativos). Medellín: Editorial Bedout, 489 p.

Vergara y Vergara, José María. (1867). Historia de la Literatura en Nueva Granada Desde la Conquista hasta la independencia (1538-1820). Bogotá: Imprenta de Echeverría Hermanos.
Mención de responsabilidad
Análisis y sistematización de la información: Alba Inés David Bravo y Diego Alejandro Zuluaga Quintero

Proyecto: “Tesauro de la literatura colombiana. Una herramienta SILC”

Literatura de la Independencia