Literatura epistolar

  • Fecha de creación: 05-Nov-2007
  • modificación: 10-Dic-2009
Acepciones en las historias y materiales afines
Esta prolífica línea de la literatura universal, especialmente en los siglos XVIII y XIX, desarrolla sus argumentos a través del intercambio de cartas, lo que atribuye a este modo tradicional de la comunicación una fuerza estética muy bien explotada por la literatura intimista, romántica y algo menos por la realista. Es un insumo fundamental en las investigaciones sobre autobiografía. Las cartas pueden ser escritas en prosa o en verso; hacer parte de una obra o constituirla por completo; su contenido depende del contenido general de la obra.
Autores y obras relacionados
Es más utilizada por la novela, lo que ha acuñado el subgénero de "novela epistolar".

Soledad Acosta Una holandesa en América; Teresa la limeña y Dolores.

Juan Francisco Ortiz Carolina la bella (1856)

Mercedes Párraga de Quijano Otero Aurora (1868)

Definiciones de los diccionarios especializados
Narración ficcional escrita en forma de carta, que un emisor envía a un destinatario interno al relato con el fin de relatarle aspectos concernientes a su propia vida. (Cf. Estébanez Calderón, p. 775).

Un fingido intercambio epistolar como forma de diálogo entre dos corresponsales se constituye como el elemento estructurador de esta forma particular de la novela, no obstante, la mayoría de las ocasiones se presenta un monólogo en el que el destinatario de la carta y sus reacciones cuentan solamente de forma indirecta. Desde la perspectiva compositiva, la carta es la piedra angular episódica mediante la cual se pueden generar cambios bruscos tanto en el tiempo como en el espacio. De esta manera, ésta le otorga al lector “(…) la posibilidad de proyectar su mirada sobre vivencias, actitudes y juicios subjetivos, permitiéndole al mismo tiempo hacer balance del escritor y sus experiencias ya artísticas, ya en el terreno de la naturaleza o de los viajes” (Greiner-mai,p.260)

Por lo general, la novela epistolar representa un conflicto personal, en la mayoría de los casos dramático, con su nudo y desenlace como núcleo. Con el fin de acrecentar la impresión de realidad y autenticidad, el autor o un personaje de la obra actúan como los editores de las cartas.

La novela epistolar se llevó a cabo sobre el modelo clásico, entiéndase Las Heroidas de Ovidio, con especial intensidad en el siglo XVIII en la época de la Ilustración y principalmente del sentimentalismo como expresión de su correspondiente cultura humanística, es decir, la exaltación de los valores del hombre como ser social, entre los que sobresale el culto a la amistad. Es necesario destacar obras como las de S. Richardson, Pamela, 1740; Clarissa, 1747; Rousseau, Julia o la Nueva Eloísa, 1759; J.W. Goethe, Los sufrimientos del joven Werther, 1774; H. Foscolo, Últimas cartas de Jacobo Ortis, 1802. (Cf. Greiner-mai, p.260-261)

Fuentes Consultadas
Barajas, Benjamín. (2006).Diccionario de términos literarios y afines. México: Edére.476p

Curcio Altamar, Antonio. (1957). Evolución de la novela en Colombia. Bogotá: Instituto Caro y Cuervo, XXVIII y 343 P.

Estébanez Calderón, Demetrio. (1996). Madrid: Alianza editorial, 1996. 1134 P.

Luque Valderrama, Lucía. (1954). La novela femenina en Colombia. Bogotá: Pontificia Universidad Javeriana, 248 p.

Greiner-Mai, Herbert (Ed). (2006) Diccionario Akal de literatura general y comparada. Madrid: Ediciones Akal, 400P.

Pérez Rioja, José Antonio. Diccionario literario universal. Madrid: Editorial Tecnos. 989P.

Mención de responsabilidad
Análisis y sistematización de información: María Victoria Echeverri García

Proyecto: "Historia de la novela en Colombia: una perspectiva conceptual". Universidad de Antioquia. Semillero en investigación literaria (2008-2010).

Literatura epistolar